Salario mínimo para el 2017 sería levemente superior a la inflación

Salario Mínimo 2017

Como ocurrió en el 2015, la Comisión Permanente de Concentración de Políticas Salariales y Laborales no llegará esta vez a un acuerdo con las centrales obreras, por lo que el aumento para el salario mínimo para el 2017 será fijado unilateralmente por el Gobierno, según lo prevé el Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario.

De forma semejante al año 2015, el Salario Mínimo Legal Vigente (SMLV) será fijado en función de la inflación causada, y los aspectos de productividad laboral y contribución de los asalariados al Producto Interno Bruto serán considerados en forma mínima, con lo cual el SMLV para 2017 será incrementado en una fracción levemente superior a la inflación que registre el DANE para el año 2016”, indica el Observa torio.

En la última oportunidad, el 30 de diciembre de 2015, el Gobierno fijó, mediante el Decreto 2552, el incremento del 7 %, y, por ende, el monto de $ 689.954 del salario mínimo legal para el año 2016. Para ese momento, la inflación, uno de los criterios que debe tenerse en cuenta en la negociación, según el Banco de la República, estaría en 6,7 %.

De acuerdo con lo establecido en la disposición legal, la Comisión tendrá hasta el 15 de diciembre para llegar a un primer acuerdo, posteriormente habrá espacio para que los miembros hagan las observaciones que consideren al respecto y pasen a ser estudiadas, luego de lo cual la Comisión debe reunirse para llegar a un acuerdo definitivo antes del 30 de diciembre, fecha en la que el Gobierno establece, vía decreto, el aumento para el próximo año.

Así las cosas, la fijación del salario mínimo legal para el año 2017 está cerca de ser definida. Sin embargo, existen, según el Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario, varios factores que dificultan la negociación. El primero de estos es que las posturas de las partes negociadoras están más distanciadas que en ocasiones anteriores.

En el 2016, por ejemplo, la diferencia entre la propuesta de empleadores y empleados era de 6, 8 % vs. 10-12 %. Para el próximo año, el gremio empresarial planteó un aumento del 6,5 % mientras las centrales obreras solicitan un incremento del 14 %, lo que se traduce en una brecha de 7,5 puntos porcentuales.

Otros de los elementos que afectaría el consenso es la reforma tributaria,“pues sin importar el articulado definitivo de la misma, es de esperarse que tanto trabajadores asalariados como empleadores vean incrementados sus tributos y por ende deteriorados sus salarios o utilidades” indica el Observatorio.

Un tercer factor que podría incidir en la negociación es el régimen pensional, pues el Gobierno y Asofondos vienen promoviendo una eventual reforma pensional, cuyo punto fundamental es la modificación en las edades de retiro, un aspecto que no es de buen recibo entre los sindicatos.

Añadir nuevo comentario